Cuando la búsqueda del embarazo te llega al alma - El estrés emocional

Para una mujer, la cual su mayor deseo en el mundo es tener un hijo, la llegada del periodo menstrual supone cada mes una profunda decepción que suele ir unida a tristeza,  sensación de impotencia y a la pregunta “¿por qué yo no puedo?”.

Poco a poco y sin darnos casi cuenta, el estrés emocional se hace dueño de la persona, el deseo de tener un hijo se convierte en la única ambición y meta en la vida, impidiendo encontrar satisfacción y felicidad en las otras cosas.

Seguro que habéis oído hablar alguna vez de mujeres que se han quedado embarazadas justo después de haber abandonado la búsqueda, cuando habían olvidado el tema y habían comenzado a fijar sus intereses en otros asuntos.

Este fenómeno –una posible relación entre la psique y la (in)fertilidad- es desde hace tiempo objeto de muchas investigaciones científicas.

Una de ellas, mantenida por investigadores partidarios del psicoanálisis, presume que lainfertilidad femenina no explicable médicamente (la llamada “de origen desconocido”) es resultado de un rechazo inconsciente al embarazo, debido a una relación disonante con la propia madre y como consecuencia al deseo de ser madre.

El Dr. Tewes Wischmann -psicólogo, psicoterapeuta y psicoanalista alemán de la ciudad de Heidelberg- pone en duda la veracidad de esta tesis, declarándola “insuficiente y por su generalidad falsa”. Según él, el estrés emocional que produce el no conseguirel embarazo NO ES UNA CAUSA sino una consecuencia del mero hecho de no conseguirlo. En un estudio que realizó en su consulta entre los años 1994 y 2000 dividió 1000 pacientes que tenían problemas de fertilidad en dos grupos. Las parejas del primer grupo (el 50%) acudieron a su consulta para llevar una terapia contra el estrés emocional. Las parejas del segundo grupo (el 50% restante) siguieron su vida normal sin recibir ningún tipo de terapia psicológica. El primer grupo consiguió mejorar su estado psíquico. El segundo grupo seguía luchando con problemas emocionales. La tasa de natalidad se mantuvo finalmente IGUAL en ambos grupos.

Aunque con su estudio, el Dr. Tewes no pudo demostrar que el estrés emocional y, por consecuencia, la psique jueguen un papel importante en la concepción, existen otras muchas investigaciones científicas en las que se demuestra que el estrés grande puede influir negativamente losniveles hormonales produciendo desajustes en éstos y, como consecuencia, pudiendo ser una causa de infertilidad. Concretamente, se ha descubierto que el estrés puede provocar unaumento en los niveles de Prolactina (prolactinemia), y como consecuencia influenciar negativamente el crecimiento folicular y posteriorovulación.

Por el contrario, está demostrado que un intercambio sano entre cuerpo y psique influye positivamente la fertilidad: compartir con tu pareja momentos y experiencias felices, concederse a sí mismo un capricho, la satisfacción que nos produce el poder ayudar al prójimo pueden ser, por ejemplo, experiencias emocionales en las cuales el cuerpo segrega una cantidad elevada de hormonas de la felicidad (endorfinas) las cuales ayudan a su vez a tonificar las otrashormonas relevantes en el proceso de la concepción y embarazo.

¿Qué hacer para evitar el estrés emocional?

¡Duerme “a pierna suelta”!

Durante el sueño alcanzamos una reparación física y psíquica completa. Una noche de buen dormir se traduce en un despertar fresco. Por el contrario, la reducción del tiempo y/o de la calidad de sueño influye desfavorablemente las actividades diurnas. Por si fuera poco, la falta de sueño debilita el sistema inmunológico y eleva los niveles de cortisol, la hormona que a niveles normales controla el estrés mental.

Dale vacaciones al “monotema”

Nos consta que no es fácil desconectar, aún así vale la pena que luches contigo misma y optes por encontrar algún hobbie o actividad que te guste y que requiera tu atención, aunque solo sea por unas pocas horas. Es importante que le des a tu mente la oportunidad de desconectar, teniéndose que concentrar en otras cosas.

Medicina tradicional: Plantas que ayudan a combatir el estrés emocional

La naturaleza nos ofrece una serie de plantas que ayudan con gran efectividad a prevenir y combatir los síntomas del estrés emocional:

Passiflora

Conocida comúnmente con el nombre de pasionaria, posee una sustancia de acción sedante, la cual incrementa la duración y la calidad del sueño sin crear dependencia. Es un poderoso vasodilatador, su efecto sobre la musculatura lisa produce un efecto relajante reduciendo el estrés o la tensión nerviosa. Por sus propiedades antiespasmódicas y analgésicas, se recomienda también para reducir el dolor. Se recomienda especialmente a mujeres con desajustes hormonales. También se le adjudican poderes afrodisíacos, por contener una sustancia denominada harmina que supuestamente estimula el deseo sexual. La infusión de pasionaria la consigues en herbolarios especializados y online en Vita et Natura

 

En nuestro Foro "Deseo tener un hijo" puedes encontrar compañeras, recibir apoyo y resolver tus dudas sobre el, a veces largo, camino hacia la maternidad.

Artículos relacionados que también te interesarán:

Dí no al estrés, aprende a relajarte

 

Queremos hacer hincapié en que el material que aquí aportamos tiene un carácter meramente informativo y no debe substituir en ningún momento la consulta y el diagnóstico o tratamiento establecido por su médico. La toma de plantas medicinales no se debe de realizar sin consultar con un naturópata certificado. En caso de duda, y especialmente si está recibiendo o va a recibir medicación, consulte con un profesional de la salud.

 

ACTUALIDAD
y que nos brindan una vida más sana
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
Aidita87  
atram123  
Campeona  
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
47286
Temas en el foro
23056
Número de mensajes
790448
Mensajes de hoy
55
Gráficas de temperatura
104513
Usuario más reciente
Shirhel
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
Nombres para tu bebé
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad