Parto bajo el agua - Hidroparto - Parto acuático

\"\"El parto en el agua, también conocido como parto acuático o hidroparto, es una variante de dar a luz naturalmente.

Su práctica se inició en la década de los sesenta, como opción alternativa de parto natural para las mujeres cuya gestación cursa sin problemas y, como consecuencia, el parto es estimado como libre de riesgos.

Mientras que en los países de Centroeuropa se ha establecido como un estándar a la hora de elegir la forma de parir y es ofrecido por la mayoría de los hospitales maternos y casas de parto, en España aún se sigue considerando un tratamiento alternativo y caro, por lo que tan sólo se realiza en algunos hospitales y centros especializados.

 

¿Qué es exactamente un parto acuático?

Algunos hospitales ofrecen la posibilidad de pasar la fase de dilatación en una bañera -para una mejor relajación y ayudar a disminuir el dolor de las contracciones-, pero el nacimiento en sí, es decir la fase expulsiva, tiene lugar „en tierra“. En este caso no se debe de hablar de un parto en el agua, el cual sólo tiene lugar cuando el bebé pasa directamente de la madre a un ambiente acuático.

Uno de los beneficios que tiene esta técnica es que el agua relaja tus músculos, de manera que tiene un efecto balsámico, logrando la reducción considerable de los dolores de parto y beneficiando la dilatación, la cual sucede más rápido.
Para los hidropartos, la temperatura del agua se sitúa sobre los 37°, que equivale a la temperatura orgánica humana. Se recomienda que el agua no esté demasiado caliente durante el inicio del parto, pues es posible que la dilatación se interrumpa por el exceso de relajación. Lo ideal es sumergirse en agua tibia al principio, e ir aumentando la temperatura del agua poco a poco, conforme se vaya pasando de una fase del parto a la siguiente.

Normalmente, una vez el bebé ha sido expulsado, se le suele dejar unos segundos bajo el agua para que se vaya aclimatizando paulatinamente al nuevo entorno. De esta manera, percibe el mundo por primera vez de un modo mucho más suave; primero los sonidos, luego las luces, los contactos y el cambio de temperatura, todo ello atenuado por el medio acuático. Una vez se le saca del agua se entrega a la madre para que tome de inmediato el primer contacto con su bebé.
Estudios llevados a cabo en Inglaterra y Alemania afirman que los niños nacidos en el agua establecen una mejor relación psicoafectiva con la madre, atribuible a una mejor comunicación emocional que se lleva a cabo inmediatamente tras el parto. Otros estudios indican un desarrollo motriz más temprano en los „hidro-bebés“ comparado con niños nacidos en partos normales.

Ventajas de los partos acuáticos para la madre

Menos contracciones: Según ciertos Estudios,  la fase de dilatación en el agua se acorta.

Disminución del dolor de parto: Dos estudios han demostrado que realizar el parto en el agua reduce la necesidad de aplicar calmantes para el dolor. Solo un número reducido de primerizas necesitaron la anestesia epidural.

Menos rupturas de periné y episotomías: Se ha comprobado que el número de rupturas de periné y la necesidad de realizar episotomías se reducen considerablemente cuando el parto se realiza en el agua.

Más libertad de movimientos: Este tipo de parto posibilita a la madre cambiar de posición fácilmente y por si misma en cada momento durante el proceso del parto, con lo que ésta se sentirá menos oprimida y más libre de hacer lo que ella crea conveniente. Se ha observado que las madres que dieron a luz en el agua recuerdan el parto con cariño, totalmente libre de traumas.

Ventajas de los partos bajo el agua para el bebé

El parto bajo agua favorece la transición del bebé del líquido amniótico al mundo exterior, por lo que  su primer contacto con el exterior es realizado de una forma relajada y acompasada. Todas las sensaciones del mundo exterior le van llegando poco a poco. Primero los sonidos, luego las luces, los contactos, los cambios de temperatura, etc.

Una vez el bebé ha sido expulsado, tras unos segundos de adaptación bajo el agua, es entregado de inmediato a la madre. Establecer el vínculo materno desde el comienzo de su vida, beneficiará su autoestima la cual le acompañará durante su posterior vida de adulto.  

¿En qué casos no se debe de realizar o no es aconsejable?

Este tipo de parto no se recomienda para aquellas mujeres que tengan antecedentes de:

  • Diabetes mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Cardiopatías
  • Metrorragias del tercer trimestre
  • Desproporción fetopélvica
  • El feto no se encuentra en la posición adecuada
  • Cuando el ginecobstétra tratante no lo aconseje.

Conclusión

Traer tu hijo al mundo bajo del agua puede ser verdaderamente una experiencia única e indescriptiblemente bella. Este tipo de parto posibilita recibir a tu bebé con dulzura y menos dolor, por lo que el trauma postparto disminuye.
Plantéatelo, consúltalo con tu médico y si no tienes miedo, atrévete. Quienes lo han vivido lo recomiendan al cien por cien y además afirman que, es el método de parto que elegirían para todos los futuros embarazos.

Artículos relacionados que también te interesarán:

Cursos de preparación al parto:
Para preparar a los futuros padres a reconocer y superar el momento del parto y a prepararse para recibir lo mejor posible al bebé se recomienda visitar un curso de preparación al parto. Leer artículo completo

 

ACTUALIDAD
y que nos brindan una vida más sana
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
51853
Temas en el foro
25437
Número de mensajes
841116
Mensajes de hoy
2
Gráficas de temperatura
118343
Usuario más reciente
Sharon2306
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
Nombres para tu bebé
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad