Contracciones: ¿cómo diferenciar las contracciones falsas de las verdaderas contracciones de parto?

Las contracciones son las encargadas de desencadenar el parto. Durante una contracción, el útero se contrae, empujando al bebé hacia la vagina. De esta manera, la presión ejercida sobre  el cuello uterino hace que el cérvix se abra poco a poco para dejar paso al bebé.  Cada contracción es dolorosa, por eso, la naturaleza las fijó de manera intermitente. Más adelante os aclararemos los intervalos de las contracciones.

Diferenciar las contracciones falsas, conocidas como contracciones Braxton, de las verdaderas contracciones de parto a veces no resulta fácil, sobretodo si se trata del primer parto.

A partir del sexto-séptimo mes de embarazo comienzan a aparecer las contracciones Braxton (Braxton Hicks), a través de las cuales el cuerpo de la mujer ejercita las contracciones uterinas como preparación al parto. En muchas ocasiones es difícil diferenciar estas contracciones „falsas“ de las contracciones verdaderas de parto y a veces la única manera de cerciorarse es a través de un examen vaginal para detectar cambios en la apertura cervical que indican el comienzo del parto.

Hay una serie de distintivos que te pueden ayudar a diferenciar las contracciones:

  • Las contracciones falsas no se presentan con intervalos regulares, por este motivo es importante medir su frecuencia y su duración. Un buen método para identificar los intervalos es calcular el tiempo entre una contracción y otra, observando cuánto tiempo pasa desde el comienzo de una contracción hasta el comienzo de la siguiente. Para ello debes de tomar nota de los intervalos durante una hora. Si las contracciones son leves posiblemente te resulte difícil medir el tiempo con exactitud. En cualquier caso, si crees que tienes contracciones de parto, llama o ve directamente al hospital.
  • Generalmente las contracciones falsas no son progresivas y se van suavizando hasta que desaparecen. Las verdaderas contracciones de parto, por el contrario, van aumentando su intensidad progresivamente.

Debido a los nervios, causados por la proximidad de la fecha probable de parto, muchas embarazadas notan constantemente contracciones. Se recomienda en estos casos consultar con el médico o la madrona, para cerciorarse que todo va bien.

Las verdaderas contracciones de parto son dolorosas y el dolor no disminuye con un cambio de posición corporal (como suele ocurrir con las contracciones Braxton) sino que muchas veces, por el contrario, aumenta.

Las contracciones de parto llevan un patrón rítmico: Durante la fase de dilatación normalmente suelen durar de 30 a 60 segundos y aparecer en intervalos de 5 a 20 minutos. No obstante, tanto la duración como los intervalos pueden variar de mujer en mujer y de parto en parto. Mientras muchas embarazadas las notan desde el comienzo, cuando los intervalos son de 20 minutos, otras embarazadas las notan cuando éstas ocurren cada 5 minutos. Durante la fase expulsiva, en medio del parto, las contracciones duran un promedio de 60 a 90 segundos y las pausas entre éstas duran de 2 a 4 minutos.

¿Cómo es el dolor de las contracciones?

En un primer momento, el dolor de contracción se asemeja a un calambre menstrual, causado por la falta de circulación en las paredes del útero. Muchas mujeres lo describen también como un intenso dolor lumbar. A su vez, la mujer puede notar como el útero se endurece durante la contracción, para relajarse tras ésta.

Las contracciones de parto no siempre muestran un patrón progresivo: es normal que a una contracción dolorosa le siga una más débil. Tampoco es de extrañar que la intensidad no aumente constantemente.

¿Cuanto tiempo duran las contracciones de parto?

La duración de las contracciones de parto oscila de mujer a mujer y desgraciadamente no se puede predecir.
En las primerizas, suele durar por término medio entre 12 y 15 horas, en los siguientes partos unas 7 horas.
Si durante el primer parto las contracciones se alargan durante más de 12 horas, posiblemente el ginecólogo decida aplicar medicamentos para provocar el aumento y la intensidad de éstas. 

Cómo aliviar el dolor de las contracciones

A veces, un masaje en la zona lumbar puede aliviar el dolor de la contracción: la presión externa ejercida a través del masaje equilibra la presión interna del bebé, compensando de esta manera la presión y mitigando el dolor. No obstante no siempre ayuda y en muchos casos el dolor no desciende. La única manera de averiguarlo es pidiéndole a tu pareja que realice este masaje durante una contracción. Muchas mujeres logran verdaderamente calmar los dolores con el masaje lumbar. Otras sin embargo no notan mejoría e incluso les resulta molesto.

Artículos relacionados que e interesarán:

Lo que debes de evitar durante el embarazo

Seguimiento médico del embarazo

Leyendas y mitos sobre el embarazo

Molestias de embarazo, remedios para aliviarlas

ACTUALIDAD
Nuevo artículo del Blog de Autoras
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
bfp  
Marea84  
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
52488
Temas en el foro
25845
Número de mensajes
846120
Mensajes de hoy
24
Gráficas de temperatura
120151
Usuario más reciente
Anni_989
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
Nombres para tu bebé
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad