El milagro de la concepción

por: Stefanía Zanier

Científicamente, lo sabemos todo sobre concepción, embarazo, parto y las mil y una dificultades que pueden surgir durante todo el proceso. Y aún así, el momento de la concepción sigue siendo un momento mágico y no controlable. Y está bien que así sea.

En los últimos decenios nos hemos ido acostumbrando a tenerlo todo y en el momento que queremos y se ha creado una extraña idea sobre el “derecho a”. Decimos – o nos dicen – que tenemos derecho a un trabajo, a una vivienda, a la salud y no hay pocas mujeres que me dicen que tienen derecho a ser madre. Lamento decepcionar pero no tenemos derecho a todo esto. Vivimos porque estamos dentro del ciclo de la naturaleza y formamos parte de ella, y sería de sabios reconocerlo y que nos integrásemos de nuevo a las grandes leyes de ella.

\"\"Desde pequeñas nos preparan a ser madre, nos regalan una muñeca bebé, nos avisan sobre lo difícil que es, lo bonito que es, y si en la familia hay alguna mujer que no tiene niños siempre se presupone que es porque no “puede” tener y tácitamente se la compadece. Nunca nos paramos a pensar que tal vez esta señora nunca quiso tener hijos, porque para muchas es un pensamiento inconcebible. No nos paramos a pensar si realmente queremos ser madre.

Todo esto no nos preocupa realmente, nos empieza a alarmar el día que hemos decidido ser madre y no “logramos” quedar embarazada. El lenguaje lo dice todo: Con “lograr” se intuye que si lo intento con más ganas, más esfuerzo o más ímpetu tarde o temprano lo conseguiré. Y justo en el tema de la concepción las cosas no funcionan así.

Estamos acostumbrados a planificarlo todo, la carrera, el primer novio, el primer trabajo, el marido, la casa… Y si no llegamos a conseguirlo a la primera, si nos empeñamos y nos esforzamos, tarde o temprano estaremos casadas, tendremos un trabajo satisfactorio y una casa bonita. No conocemos otra forma de planificar nuestras vidas. Cuando decidimos ser padres (normalmente cuando todo sea perfecto: estamos felizmente casadas, tenemos un trabajo estable y una casa acogedora) empezamos a querer un niño y al mismo tiempo a planificarlo todo alrededor de él. Puede que necesitemos una casa más grande, decidimos a qué guardería irá nuestro niño y que ya no nos sirve el coche biplaza tan elegante y deportivo sino que necesitamos un coche familiar.

Todo este modo de ver y vivir la vida se nos puede venir abajo cuando no quedamos embarazadas dentro de un tiempo razonable. El esforzarse más y con más empeño de repente no funciona.

La naturaleza es sabia. Un niño llega cuando tiene que llegar y no sirve forzar. Cuantas veces hemos oído que una pareja se quedó embarazada justo cuando lo habían dejado de probar, o cuando estaban en proceso de adopción. A veces, también, no llega nunca.

Lo que intentamos desde estas páginas es devolver la consciencia que formamos parte de la naturaleza, que por mucha tecnología en la vida moderna hay leyes que se nos escapan y lo que nos queda es aceptarlas y someternos a ellas. Intentaremos devolver la confianza en el propio cuerpo, sobre todo, en nuestros órganos reproductores y en la fe de que pase lo que pase y llegue o no nuestro bebé, la madre naturaleza es la que nos rige. Si aceptamos el ciclo y el ritmo natural, si aprendemos a escucharnos y hacer caso a nuestro cuerpo tenemos todos los números de ser felices, con o sin hijos.

 Artículos relacionados que te interesarán:

Cómo aumentar la fertilidad y las posibilidades de embarazo

ACTUALIDAD
Rosario Gullare, naturópata de Vita Et Natura, nos habla sobre los diversos tratamientos de fertilidad con productos naturales.
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
Aralia  
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
50009
Temas en el foro
24380
Número de mensajes
817432
Mensajes de hoy
17
Gráficas de temperatura
112887
Usuario más reciente
Blankkis
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
Nombres para tu bebé
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad