Adiós a los malos hábitos

por: Stefania Zanier

Los enemigos de la fertilidad son estrés, tabaco, cafeína, alcohol y sobrepeso.

Hay muchos estudios sobre la incidencia negativa de los tóxicos, lamentablemente, no en todos los casos podemos incidir, pero sí en unos cuantos. Otro dato negativo para nosotras es que los tóxicos y malos hábitos no afectan tanto al sistema reproductivo del hombre pero sí al de la mujer. Por esto, si todavía fumas, bebes alcohol con regularidad y tomas más de dos cafés al día: déjalo ya.

Y cuánto antes, mejor. Todos los estudios recientes concluyen que cualquier tipo de tóxico que se ingiere tiene más incidencia cuánto más tiempo se tome. Pero no siempre los daños son reversibles por no hablar de los efectos que puede haber sobre nuestro bebé. Recordad que todo lo que coméis, bebéis, vivís y sufrís va directamente a vuestro bebé.

Si todavía no te lo crees, mírate lo que provocan algunos tóxicos:

Cafeína:

La cafeína la encontramos en café o té, pero también en ¡bebidas energéticas (las que dan alas), en la tan querida Coca-Cola y en chocolate! Para el sistema nervioso, la sustancia es un estimulante. Nos da un pequeño chute energético cada vez que tomamos un café. Sin embargo tiene un inconveniente: es adictiva ya que a cada subida sigue un bajón, y cada bajón, pide otra subida. Al poco tiempo necesitas más cantidad para notar el “subidón”, seguido por una bajada más pronunciada. Si hay demasiada cafeína se resiente el sistema endocrino muy ligado al sistema nervioso. Últimos estudios recomiendan no más de dos tazas de café o té al día.

Te interesará: >> evitar la cafeina durante el embarazo

Estrés:

Ya vimos que el ritmo acelerado no es sano; lo es aún menos si queremos quedarnos embarazadas. La secreción continua de las hormonas adrenalina y noradrenalina hace que nuestro organismo esté en permanente estado de vigilancia y huida por lo que afecta también al sistema reproductivo. Hace incrementar, por ejemplo, los niveles de prolactina, cuando esta normalmente aumenta solo durante la lactancia para evitar una ovulación y así “proteger” la mujer de un nuevo embarazo.

Tabaco:

Es seguramente el tóxico que más se ha estudiado en relación con la dificultad de concebir y las consecuencias sobre el feto. En este caso también, cuantos más años fumando, más daños. Así se ven repercusiones sobre los ovarios (envejecen antes), los tubos (se pueden estrechar) y el útero. No hay más excusas, no esperes. Busca ayuda si la necesitas. Dejar de fumar es sólo y exclusivamente cosa de la mente.  (>> ver 10 razones por las que se debe dejar de fumar)

Alcohol:

El alcohol es otro tóxico que repercute seriamente sobre la fertilidad. No es sólo cuestión de dejarlo estando embarazada. Para querer un estado óptimo de salud hay que dejar de tomar alcohol en el momento de decidir de tener un hijo. El alcohol altera el sistema endocrino pudiendo provocar reglas irregulares, inhibir una ovulación o impedir la implantación del ovocito fecundado.

Sobrepeso:

En sí no es un tóxico, pero un sobrepeso con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 30 es también un inhibidor potente de la fertilidad. Los kilos de más inciden en el equilibrio de la testosterona, haciéndola aumentar y por lo tanto provocar alteraciones en nuestro sistema hormonal femenino. No se sabe aún como funciona exactamente pero varios estudios corroboran que a más peso, más dificultad para concebir. Cada kilo que se pierde ayuda. Si tienes sobrepeso severo y estás pensando en quedarte embarazada busca ayuda, no empieces ninguna dieta adelgazante sin apoyo porque es muy importante bajar poco a poco para mantener todos los nutrientes, vitaminas y minerales en equilibrio. Está absolutamente contraindicado hacer dietas restrictivas tipo “sólo proteína” o hipocalórica.

Intolerancia al gluten:

Últimamente se está hablando de la relación entre intolerancia al gluten y la dificultad de concebir. No se sabe a cierta ciencia como influye pero parece ser que mujeres con este tipo de intolerancia son más propensas a tener la menarquia tardía y la menopausia a una edad relativamente joven, con problemas de fertilidad y riesgo de aborto más elevado. No estaría de más incluir un test de intolerancia al gluten si no hay otras razones fisiológicas que dificultan un embarazo.

Eliminando los malos hábitos y fomentando los buenos, tienes mucho ganado. Para tu salud, la de tu pareja y por supuesto para vuestro bebé.

 

ACTUALIDAD
Nuevo artículo del Blog de Autoras
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
DaJu20  
Mamba  
Tami85  
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
50010
Temas en el foro
24380
Número de mensajes
817435
Mensajes de hoy
20
Gráficas de temperatura
112887
Usuario más reciente
Zahara
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
Nombres para tu bebé
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad