Volver al ritmo natural

por: Stefania Zanier

A la hora de dejar los niños en el colegio es cuando se observa el grado de “a-ritmo” que llevamos: la madre tira del brazo del niño y este debe que ir corriendo para poder seguir el paso de mamá (que ya de por si va más acelerada). Desde muy pequeños, hoy en día, vamos de prisa por la vida.

No es de extrañar que estemos más y más fuera de nuestro ritmo natural. No hay tiempo para nada, ni para cocinar, por no hablar de comer juntos, para hacer ejercicio, para compartir penas y glorias con las amigas. No es que el tiempo se acorte es que lo hemos llenado de mil y una cosa que para llegar a hacer todo vamos más rápido, dormimos menos, comemos de prisa y mal, renunciamos a amistades, en definitiva hemos eliminado todo lo relacionado con el reposo y, a cambio, llenado el tiempo con  frenéticas actividades. Las consecuencias de este tipo de vida no son inmediatas, surgen sólo a largo término y son, por ejemplo, cansancio crónico, estrés, ansiedad, agotamiento nervioso…

No es de extrañar tampoco, que haya dificultad de concebir porque si nos falta energía para abarcar nuestra vida cotidiana, como quieres tener energía para concebir, mantener un embarazo y luego ¿ser “buena madre”?

Nosotras deberíamos entender la necesidad de volver a la tranquilidad después de un pique de actividad intensa, ya que somos todo ritmo. Cada 28 días empieza un ciclo nuevo, y, como el de la luna, tiene cuatro fases: de crecimiento, de esplendor, de retiro y de renovación con todas las emociones ligadas a cada una de ella.

Es fascinante observar como coinciden las cuatro fases lunares con nuestro ciclo menstrual:

La luna creciente nos acompaña hasta el día 14 del ciclo: empieza a crecer el endometrio, madura el óvulo y corresponde con una fase en que nos es más fácil empezar proyectos, relacionarse con las personas, en fin ser más expansivas. Coincide con la ovulación – y la luna llena - el momento de más extroversión, plenitud y ganas de relaciones sexuales. Con la luna menguante, nos replegamos sobre nosotras mismas, tenemos menos ganas de ver a gente y no nos sentimos en la época para tomar decisiones importantes. La luna nueva cierra y vuelve a empezar este eterno ciclo que también es el nuestro. Baja la regla y empieza el próximo ciclo menstrual. Es un momento muy introvertido y durante el cual tendríamos que desprendernos uno o dos días de nuestro entorno y centrarnos solo en nosotras mismas. Antiguamente – y hoy en día sigue habiendo poblaciones – las mujeres tenían su cabaña fuera del pueblo en la que se retiraban para menstruar y recuperar las energías juntas.

Para recuperar el ritmo os invito a observar y escuchar el propio cuerpo y a hacer unos ejercicios sencillos:

  1. Concienciarse que somos ritmo con los altibajos acoplados al ciclo y que no podemos funcionar de manera rectilínea. Observa tu ritmo, ¿vas con la luna? Tienes tu ovulación ¿alrededor de la luna llena? Tu regla baja ¿con luna nueva? Si no es así, no te preocupes, verás que con solo concienciarse, tu ciclo volverá al ritmo de la luna. Y si estás tomando anticonceptivos es un momento idóneo para dejarlos para que vuelvas a sentir tu cuerpo y las reacciones físicas y emocionales ligadas a el.
  2. Planifica tus descansos. Lo ideal seria hacer tres unidades de actividad y una de pausa. Ya sé que en nuestros tiempos es casi imposible trabajar 2 horas y hacer una de pausa. Pero sí se pueden ¡prever 10 minutos! Y 10 minutos dan para mucho: para llamar a una amiga, hacer estiramientos, tomar un té o hacer inspiraciones profundas.
  3. Duerme de 7 a 8 horas diarias. Las que dicen que aguantan sin problema con menos, a la larga tendrán trastornos de salud. Seguro. Para dormir bien es indispensable cenar ligero y cuanto más temprano, mejor, y, sobre todo, no mirar la televisión ni trabajar con el operador.
  4. Camina o nada o ves en bici cada día unos 30 minutos. Respira conscientemente cuando haces estos ejercicios. Pon tu concentración en la respiración.
  5. Apunta por la mañana tres objetivos (sí, solo tres) que quieres cumplir durante el día. Revisa por la noche si lo has cumplido y felicítate por haberlo hecho.
  6. Come saludablemente. Tu terapeuta o tu médico te asesora. También encuentras mucha información valiosa en estas páginas


Verás que con estas sencillas ideas volverás a sentirte mejor, disfrutarás más del momento y tendrás más energía.

 Artículos relacionados que te interesarán:

Cómo aumentar la fertilidad y las posibilidades de embarazo

Blog de Naturopatía

ACTUALIDAD
y que nos brindan una vida más sana
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
jmaugru  
Marinaa84  
Nyta  
YOS  
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
50010
Temas en el foro
24380
Número de mensajes
817433
Mensajes de hoy
18
Gráficas de temperatura
112887
Usuario más reciente
Zahara
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
Nombres para tu bebé
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad