El moco cervical

El moco cervical, a diferencia del flujo vaginal (el cual lo producen las glándulas vaginales),  es segregado por el cuello del útero y ejerce una importantísima función en el proceso de la concepción.

Es importante observar el moco cervical, pues es uno de los mejores indicadores de la fertilidad durante el ciclo. Para analizarlo se utilizan los dedos tomando una muestra con el dedo mayor o índice y verificando con el pulgar su elasticidad.

Los fuidos cervicales, el moco, se presenta con diferentes características dependiendo de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentra la mujer:

El moco cervical durante la fase folicular:

Es escaso, blanquecino o transparente, de textura líquida o pegajosa y de Ph más alcalino. A menudo que avanza el ciclo su consistencia se transforma ganando en elasticidad y a menudo aumentando en cantidad.

El moco cervical durante la fase fértil:

Dos o tres días previos a la ovulación, alcanza su consistencia (desde el punto de vista de fertilidad) óptima: forma hilos (se estira y no se corta), siendo similar a la clara de huevo. Se transforma en lo que llamamos “el moco fértil”. Esta consistencia es esencial para que los espermatozoides puedan nada a través de este, traspasar el orificio uterino y sobrevivir el largo viaje a través del útero y las trompas de Falopio. El período más fértil es, por consecuencia, en los días que se observa este tipo de moco.

El moco cervical durante la fase lútea:

Durante esta fase, la progesterona hace que las características del moco cambien, haciéndolo blanquecino, espeso, más cremoso y de PH más ácido. Esta consistencia es esencial y es uno de los sistemas de defensa del aparato reproductor, ya que de esta manera dificulta el paso de nuevos espermatozoides e impide la entrada de bacterias que puedan afectar el crecimiento de un posible embrión que se hubiese implantado.

Fotos de consistencia de fluidos cervicales:


               Húmedo                   Transparente                   Elástico                  Cremoso         

NOTA: Para diferenciar el flujo vaginal del moco cervical, solo hay que poner el fluido a analizar en agua: el flujo vaginal se disuelve, el moco cervical no. El esperma del hombre tampoco se disuelve en el agua. Para evitar confusiones se recomienda realizar la observación del moco antes de tener relaciones.

Colores del moco fértil

El moco elástico o fértil puede aparecer en colores diferentes: transparente, opaco, amarillento, rosáceo, sin que esto juegue un papel ni defina su calidad. Una señal de alarma es, si va acompañado de olor pestilente y/o picor. En este caso se debe de investigar la causa, ya que puede que esto se deba a alguna infección, la cual puede influir negativamente en la fertilidad. Lee sobre esto en el capítulo Vaginitis.

La aparición de partículas de sangre o tejidos en el moco puede señalar que la ovulación ya ha tenido lugar, siendo estos tejidos parte de un folículo que ha oracionado (se ha abierto para soltar el óvulo). La presencia de este tipo de moco se considera como señal de momento de alta fertilidad.

Con frecuencia se puede notar la aparición de un grumo, de color opaco y de consistencia mucho más densa y elástica que el moco fértil. Este grumo, el cual ha estado protegiendo la entrada al orificio uterino durante la fase folicular (a modo de “tapón”), se desprende y es expulsado para dejar libre la entrada, indicándonos así el comienzo del periodo fértil.

La aparición de este grumo no se produce ni en todas las mujeres ni en todos los ciclos. Hay mujeres que jamás lo han detectado, otras que lo aprecian en ciclos alternativos, y otras en las que aparece cada ciclo.  

Preguntas frecuentes acerca del moco cervical

¿Cómo tomar la muestra de moco?

No hay porqué hacer grandes esfuerzos e introducirse el dedo en la vagina para recoger una muestra. Basta con que después de haber ido al baño analices el fluido que queda en el papel higiénico tras limpiarte. Para analizarlo se utilizan los dedos tomando una muestra con el dedo mayor o índice y verificando con el pulgar su elasticidad.

¿Existen factores externos que pueden modificar el moco?

Si. Son muchos los factores que pueden influir en la calidad, cantidad y aspecto del moco. Ciertos medicamentos, como por ejemplo jarabes para la tos, pueden conferir al moco una contextura más líquida (ya que actúan como descongestionantes de mucosas). El esperma, los lubricantes y los supositorios espermicidas pueden cambiar también mucho el aspecto y la contextura natural del moco. Las infecciones de hongos influyen negativamente en las propiedades del moco, dificultando de esta manera las posibilidades de embarazo.

¿Qué puedo hacer para "mejorar" la calidad del moco?

Mantener un ph vaginal apropiado ayuda a conservar una flora vaginal intacta, capaz de combatir posibles bacterias y hongos, disminuyendo de esta manera el riesgo de infecciones, las cuales suelen desmejorar considerablemente la calidad del moco cervical.

Utilizar los geles del cuerpo para lavarse las partes íntimas o usar geles de acción desodorante no es una buena idea. Estos geles no fueron concebidos para ser utilizados en la zona íntima; su PH alcalino provoca una reducción de la acidez de la flora vaginal anulando de esta manera la barrera protectora natural. Por este motivo, si no quieres que tus fluidos cervicales sufran bajo las consecuencias negativas de las infecciones, utiliza siempre lociones de higiene íntimas con un ph adecuado (ph tirando a ácido, preferiblemente que contengan ácido láctico) las cuales ayudan a restaurar la acidez de la flora y las mucosas favoreciendo el restablecimiento de las defensas fisiológicas naturales.

En Vita et Natura puedes conseguir la loción íntima a base de ácido láctico natural

No me encuentro ni rastro de moco, ¿me debo de preocupar?

Si has dejado de tomar la píldora hace poco o has estado en tratamientos con hormonas aditivas, es normal que tu fabricación natural de moco se encuentre alterada. Tu cuerpo necesitará algunos ciclos para recuperar el estado original. También existen muchas mujeres que, por naturaleza, no producen grandes cantidades de moco, sin influir esto en su fertilidad. En realidad es suficiente con que el moco se encuentre ahí donde se necesita: en el orifico del útero, posibilitando la entrada de los espermatozoides al útero.

Si de verdad te preocupa, y crees que la falta de moco pueda ser la razón, de por qué aún no has logrado el embarazo, puedes optar por utilizar el lubricante PreSeed. Este lubricante es el único que por su ph, parecido al del semen del hombre, facilita el transporte de los espermatozoides hacia el óvulo. Evita cualquier otro tipo de lubricantes, ya que posiblemente los espermatozoides no pueden sobrevivir en él: ¡muchos lubricantes contienen incluso espermicidas!

 

Queremos hacer hincapié en que el material que aquí aportamos tiene un carácter meramente informativo y no debe substituir en ningún momento la consulta y el diagnóstico o tratamiento establecido por su médico.
ACTUALIDAD
...un camino doloroso para algunas parejas
Entra en la Tienda más Fértil
Usuarios conectados
19844  
BePa  
Evolet  
isabella  
Jess35mar  
nayma35  
rosale  
San16dra  
GRAFICAS TEMPERATURA
Estadísticas del Foro
Usuarios registrados
28299
Temas en el foro
15274
Número de mensajes
514418
Mensajes de hoy
172
Gráficas de temperatura
55828
Usuario más reciente
Redia82
Test Embarazo y Ovulación
Las infusiones para la mujer
- Nuevos test de Fertilidad -
Complementos Fertilidad
Calculadora de fertilidad
    ¡ OFERTA ESPECIAL !